Leyendo con los peques

Princesas que cambiaron el cuento

Una fabulosa historia de ocho princesas que decidieron cambiar el cuento que les habían contado. Princesas que no necesitaron de príncipes azules para conquistar su reino.

Si estás buscando el cuento de princesas que nunca te contaron, este es el título perfecto. A través de él podemos transmitir a los más pequeños historias de mujeres que han conseguido lo que se propusieron. Que han logrado sus objetivos, no sin dificultad, pero siempre desde la constancia y el trabajo.

Las mujeres de hoy no necesitamos príncipes azules. Necesitamos igualdad de oportunidades!

Princesas del rock, del cine, de las estrellas, de las letras y de la vida misma. Princesas que no nacieron, que se fueron haciendo el camino por el mundo hasta conquistar su propio reino. Princesas increíbles como tú, inventaron otra forma de ser princesa.

Patri Smith, Karen Blixe , Malala, Michelle Obama, Kathy Switzer, Mary Quant, Penélope Cruz y tú misma… Porque este libro te permite completarlo con tu propia historia. Anímate a escribirla para que así, pueda ser leída y escuchada por todos los que te rodean.

Un libro con preciosas ilustraciones y textos increíbles que favorecen la igualdad para las mujeres, y que posibilitan el empoderamiento que nos merecemos. Un título esencial para educar en el respeto.


También puede interesarte …

Anuncios
Hablando Bonito

No me digas que me porto mal, dime cómo puedo hacerlo mejor

Durante los anteriores post que conforman el #RETOHáblameBonito, hemos venido recalcando una y otra vez, las consecuencias negativas que tiene el hecho de estar constantemente etiquetando a los niños. En esta ocasión, vamos a centrarnos en la típica frase que escuchamos tan frecuentemente “te estás portando mal” y en cómo transformarla en un mensaje positivo.

La manera de comunicarnos con los niños es esencial para el desarrollo de su personalidad y el crecimiento de su autoestima. Y aunque aún queda mucho trabajo por hacer por parte de los adultos, es cierto que cada vez está más asentada la idea de establecer una comunicación positiva con ellos. Precisamente de ahí surge nuestro #RETOHáblameBonito, y cada uno de los post que forman parte de su decálogo.

Cuántas veces al día escuchamos la frase “te estás portando mal”, “hoy Pepito no se ha portado bien”, “llevas todo el día portándote mal”. Si las analizamos detalladamente, podemos ver que son frases genéricas, que no concretan ni identifican realmente qué está haciendo el peque bien o qué no.

Traslademos estas frases a nuestro contexto de adultos, a nuestro trabajo, por ejemplo. Si tenemos que presentar un trabajo, un informe, etc, y una vez terminado, nos dice nuestro jefe o nuestro cliente, “esto está fatal, lo has hecho todo mal”. Seguramente no entendamos bien a qué se puede estar refiriendo, si a todo el trabajo (que no lo es normal), o a una parte específica, e intentaremos saber y preguntar qué es realmente lo que no le gusta para poder mejorar, no? Pues con los niños, LO MISMO!! Es más, con ellos debemos ser aún más concretos, ya que su cerebro está aún por madurar y las explicaciones y argumentos tienen que ser más sencillos y directos.

Es importante desprenderse de este tipo de frases, y mucho más de la tan usada “este niño es bueno/este niño es malo” y cambiar definitivamente nuestra visión sobre ellos, puesto que realmente lo que los niños hacen con sus acciones es responder a las necesidades que van teniendo. Por tanto, nuestra propuesta se centra en dos aspectos fundamentales:

Enseñar y fomentar el respeto mutuo:

Es decir, ellos tienen necesidades, pero nosotros los adultos también, y por tanto, tenemos que convivir con ellas y respetarlas. Respetar, como sabéis, es la base de todo, y si conseguimos que los niños interioricen el respeto en sus actuaciones, estaremos dando grandes pasos. ¿Qué significa respetar para un niño? Pues no pegar, no morder, no chinchar, no insultar a los demás…

Cambiar el lenguaje que usamos con los niños, y sobre todo, dejar de poner etiquetas

No es difícil de entender que si estamos a diario diciendo que nuestro hijo es malo, que es un bicho, que se porta mal todo el tiempo, vaya calando poco a poco, y finalmente sea así. Por tanto, cambiemos esto, y centrémonos en lo que en ese momento no ha respetado o no ha hecho, sin etiquetar ni generalizar, solo centrándonos en esa acción específica.

Si con esto no tenemos argumentos suficientes, podéis ver los efectos negativos que tiene el uso de este tipo de frases, y bichear un poco por la red para ver todo lo escrito sobre ello.

Leyendo con los peques

UN TIGRE CON TUTÚ #HOYLEEMOS

De la mano de Boolino, os traemos un nuevo libro, “Un tigre con tutú”, de la Editorial Siruela. Este título es muy interesante si necesitas trabjar con los peques aspectos tales como: la perseverancia, la paciencia y la diversidad en cuanto a los gustos y maneras de aprender de cada uno.

El libro “Un tigre con tutú”, de Fabi Santiago, nos ha maravillado desde el principio. Su protagonista, tiene un sueño, ser un reconocido bailarin de ballet.

Cada día se asoma por la ventana de la escuela de ballet, y baila y baila por las calles de París. Pero claro, todo el mundo sale corriendo cuando lo ven acercarse. No siente el aplauso de nadie, y siempre se queda solo.

Pero un día, una niña lo empieza a observar, y se acerca para llevarlo a un lugar especial. Al entrar le busca un tutú enorme, unas zapatillas de bailarin, y le invita a empezar a bailar. Se trata de un teatro repleto de gente!!! Aunque al verlo el público se asusta y empieza una estampida… Al ver la escena, la pequeña le invita a bailar con ella, y de repente todo empieza a cambiar.

El público empieza a valorar el baile que ambos están haciendo, se escuchan comentarios bonitos, y el aplauso hace su aparición. Desde ese momento el tigre ha cumplido su sueño, y además, tiene una amiga con quien disfrutar de su pasión (el valor de la amistad).

Tanto sus ilustraciones como el texto, hacen de su lectura un momento muy agradable, a partir del cual iniciar algunas cuestiones básicas para trabajar aspectos tan relevantes en la época actual como la diversidad y el respeto. El simple hecho de que un tigre (Un Tigre!!!!) se ponga un tutú y quiera bailar, ya da lugar a múltiples preguntas, a partir de las cuales podemos ir introduciendo a los más pequeños sobre la importancia de respetar los gustos de cada persona, independientemente del género.

Además, enseñamos la relevancia de ser perseverantes a la hora de cumplir nuestros sueños. Las cosas no llegan de la noche a la mañana. Es necesario trabajar día a día para conseguir nuestro objetivo. Y para ello, es fundamental la paciencia!!

Por todo ello, os recomendamos incorporarlo en vuestras lecturas para los peques! Se puede sacar mucho partido con todo lo que se extrae del contenido!!


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

 

Hablando Bonito

SI ME TRATAS CON RESPETO, APRENDERÉ A RESPETAR

Hoy toca hablar de respeto, y sobre todo, del respeto con el que tratamos a nuestros hijos. Si observamos un poco a nuestro alrededor, podemos sacar algunas conclusiones que, la verdad, no me gustan nada. Así que en este nuevo post, vamos a tratar sobre la importancia de todo esto.

Desde hace un tiempo venimos reflexionando sobre la Educación en Valores que le estamos ofreciendo a nuestra infancia. Hemos pasado de tener unos valores que provenían fundamentalmente por las creencias religiosas, a practicamente no transmitir ni inculcar algunos valores básicos a los niños.

Como comentaba en la entrevista que nos hicieron en #LaRevista de Madresfera, creo que esto ha generado un problema importante en la manera de interrelacionarnos unos con otros: hay una falta de respeto entre las personas, con el medio ambiente, con el entorno, en el ámbito educativo, etc… Y esto, debería empezar a preocuparnos, pero también a ocuparnos! Es el momento de tomar las riendas, de dejar de lado viejas prácticas y de poner a los niños en el centro, para darles la importancia que realmente tienen, y tratarlos como se merence: con calma, con educación, con respeto, sin gritos, ni castigos, ni chantajes…

Lo primero que tenemos que hacer como adultos, es dar ejemplo. Con esto somos muy repetitivos, pero es que es la técnica educativa con más éxito! 🙂 Es decir, nuestros hijos, deben ver como nosotros tratamos a los demás con respeto. Pero no sólo hay que tratar a los demás así, lo más importante es trasladar ese respeto a casa, al ámbito familiar.

Los valores y principios se enseñan en casa

Pero, ¿cómo podemos transmitir valores y principios a nuestros hijos? Con herramientas y recursos cotidianos que están a nuestro alcance es más sencillo de lo que imaginamos. A continuación os describimos algunos de ellos:

Con el juego

Si observamos a nuestros hijos mientras juegan, podemos ver cómo interactúan, por ejemplo, con el diálogo que establecen entre dos muñecos. Con esta observación inicial, vemos expresiones, maneras, y participar en el juego, para poner buenos ejemplos de diálogos respetuosos.

Hace poco estábamos viendo un canal de youtube de vídeos para niños que nos sorprendió muchísmo.  Dos niños jugaban con los muñecos de Peppa Pig, en un entorno de un aula, con la maestra, y otros alumnos. Y especialmente me llamó la atención la manera en la que  reproducián el papel de la maestra: a gritos, riñendo constantemente, si dejar que los alumnos intereactuaran… No sé si la tónica de este canal es así en general, pero en casa ya no lo hemos puesto más. Esa normalidad que se le da a ciertos comportamientos, no me gusta nada.

Lo mismo ocurre con los comportamientos y tipos de juego que se observan en el parque. Uf! el parque… otro día hablaremos sobre ello!! 😉

CON CUENTOS

Los cuentos son grandes aliados para trasladar conocimientos y enseñar valores. Y el mercado, afortunadamente, está lleno de títulos que nos ayudan a transmitirlos. Puedes encontrar una selección interesante realizada por Educapeques en este link. O la selección realizada por  Club Peque Lectores en este otro link.

PRACTICANDO UNA COMUNICACIÓN POSITIVA EN CASA

Y como base, teniendo y practicando una comunicación respetuosa y positiva en el entorno familiar. Un comunicación en la que tengan en cuenta las opiniones de todos los miembros, en la que se dialogue con calma y se tomen decisiones consensuadas.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

 

Hablando Bonito

FRASES QUE NUNCA DEBERÍAS DECIR A TUS HIJOS

frases_porhibidas

“No pasa nada”; “Esto no tiene importancia”; “Por qué te pones así si eso es una tontería”; No llores”; “No te enfades” o “A mi me da igual lo que tú pienses, aquí quien manda soy yo”… son frases muy habituales que escuchamos en la comunicación entre adultos y niños, sin saber las consecuencias que ellas conllevan.

Como bien sabéis los seguidores y las seguidoras del blog, uno de los objetivos principales que nos planteamos en El Planeta de A, es cambiar la manera que tenemos los adultos de comunicarnos con los niños. Y es que tenemos incorporadas e interiorizadas muchísimas frases hechas, a las que solemos recurrir, bien para intentar aliviar a los niños de algún “sofocón”, bien para demostrar autoridad ante ellos. Pero estas frases hechas, tienen una importante repercusión en el desarrollo de su personalidad que deberíamos conocer para hacer un ejercicio y eliminar de nuestro vocabulario.

Veamos algunos ejemplos de estas frases tan cotidianas, y las consecuencias que tienen si las decimos constantemente a los más pequeños:

“NO PASA NADA” // “ESO NO TIENE IMPORTANCIA” // “Eso es una tontería”

Estas frases suelen ser muy habituales cuando, por ejemplo, un niño se ha caído, o cuando nuestro hijo nos está contando algún tipo de conflicto que ha tenido en el parque, en el cole, con algún hermano, etc. Y ante esta situación, nuestra respuesta suele ser “No pasa nada”.

Os ocurre, verdad? Hasta hace poco, no era consciente de la cantidad de veces que la usaba, y ciertamente hay que hacer un gran esfuerzo para que no sea lo primero que salga de la boca cuando algunas de estas situaciones se me plantea. Cierto es, que con ello, lo que pretendemos es “quitar importancia” a lo ocurrido, sea cual sea el acontecimiento, pero lejos de esto, fundamentalmente lo que estamos provocando es, por un lado, una negación de los sentimientos, ya que no dejamos que expresen sus emociones de manera libre, ni siquiera le estamos dando opción a que lo hagan; y por otro lado, es un desprecio hacia el niño, sobre todo, porque seguramente para él, lo que nos está contando es lo más importante en ese momento, y nosotros, en lugar de dejar todo lo que estemos haciendo, y sentarnos a escucharlos, le soltamos esa terrible frase que para ellos es como un golpe en la confianza hacia nosotros.

“eres el último mono”// “me da igual lo que pienses, aquí quien manda soy yo”

Estas frases, por ejemplo, no las tenía interiorizadas.  No me han gustado nunca las palabras que puedan ofender, lastimar  o menospreciar a los demás, y por ello, no las utilizo en mi lenguaje. Pero sí hay muchos adultos que las utilizan con los más pequeños.

Lo primero, me parece una falta de respeto total hacia el niño. Ser niño no significa tener menos derechos, ni ser menos que nadie. Si nosotros, como padres, como referentes que somos de ellos, les tratamos así, estaremos contribuyendo a que otros adultos puedan hacer lo mismo con ellos, puesto que para ellos será algo normal.

Y lo segundo, por qué los niños no pueden expresar su opinión? Eso no significa que nosotros, como adultos, les estemos dando vía libre para todo lo que quieran, todo lo  contrario, lo que estamos fomentando es una clima de confianza, en el que los problemas, las opiniones y los sentimientos puedan expresarse en familia, y entre todos podamos buscar soluciones y alternativas acordes a cada etapa y a cada momento.

“NO LLORES” // “NO TE ENFADES”

Este es otro ejemplo de negación de sentimientos, pero también de discriminación. A los niños, aún se les sigue diciendo que “los niños no lloran”, en cambio, a las niñas, sí se les deja llorar o al menos, no se les recrimina tanto. A ellas, sí se les suele decir más “no te enfades”, puesto que el carácter y la rebeldía, sigue estando más ligados a lo masculino. Es así, seguimos teniendo en nuestra sociedad estas diferencias, y peor aún, creo que estamos dando un paso hacia atrás en educación para la igualdad.

Independientemente del aspecto discriminatorio, con estas frases también estamos promoviendo la no expresión de los sentimientos que están relacionados con la tristeza. Y tan importante es expresar la alegría, como la pena y la tristeza. Lo que tenemos que hacer como adultos, es aprender a acompañar esos sentimientos, ayudar a los más pequeños a reconocerlos y entenderlos.

¿qué HERRAMIENTAS PODRÍAMOS UTILIZAR PARA ELIMINAR ESTAS FRASES HECHAS DE NUESTRO VOCABULARIO?

Hay una fórmula mágica para ello:  la empatía, la escucha activa y la comunicación positiva. Con una mezcla de estos tres elementos, conseguiremos cambiar muchos aspectos de la relación con nuestros hijos.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR …

post_claves_comunicacion_positiva  post_educar-sin-gritos

 

Hablando Bonito

Gritar, amenazar, asustar y chantajear si es malcriar

malcriar

Muchas veces me siento un bicho raro en este mundo. Escucho una y otra vez a padres y madres de mi generación, con hijos pequeños, y no tan pequeños, cómo utilizan el castigo, el miedo, el chantaje , los gritos y las amenazas para “educarles”, y sí, me siento distinta. distinta porque no QUIERO UN MUNDO QUE SE MUEVA BAJO ESOS PARÁMETROS.

Pero ese sentir me enorgullece, me llena de fuerza y energía para seguir luchando contra viento y marea por mejorar las relaciones entre padres, madres e hijos, por crear un clima de confianza en la familia, y sobre todo, por tener como lema el RESPETO  hacia las personas. Eso sí, me entristece ver lo poco que hemos avanzado.

La educación en casa está basada en el castigo (el físico hay que recordar que es ILEGAL), los gritos, el chantaje, el miedo y las amenazas. Si no lo crees así, reflexiona sobre estas cuestiones que escuchamos y observamos constantemente:

  • El uso de la “silla de pensar” en los colegios, y en casa también . ¿Qué se consigue? Piénsalo  si te lo hicieran a ti. De verdad crees que el niño va a ser capaz de analizar SOLO, qué ha ocurrido y aprender? Pues no, lo único que consigue es sentirse ignorado totalmente, incomprendido. 
  •  “Este niño es tonto”. Cuantas veces utilizamos esa palabra??? Ay! no seas tonto! Anda, venga, tonto!! Pero luego, no queremos que ellos lo digan, verdad?? Pues no nos permitamos a nosotros mismos hacerlo, porque dar ejemplo y ser coherente es fundamental. Fuera insultos y descalificaciones.
  • Si a los insultos les añadimos gritos todo se desborda. La ira crece y no conseguimos nada, al contrario, empeoramos la situación. Como mucho, conseguimos asustar a nuestros hijos y que no hagan las cosas por temor, pero no porque sepan realmente el por qué.
  • Amenazar y chantajear: aunque suene fuerte, estas técnicas se utilizan constantemente con los niños. Es triste, pero es así. O no has escuchado a más de un padre o madre decir: “como no te calles, te quedas aquí solo” / “como no recojas tu habitación, no bajas a la calle”. Esto, en toda regla es UNA AMENAZA Y UN CHANTAJE. Y si no lo crees así, piensa que te lo dice tu jefe a ti en el trabajo. Cómo te sentirías?
  • “Como te vayas de mi lado, va a venir un hombre y te va a llevar”. De esta forma solo generamos confusión y miedo, de manera, además, totalmente ilógica y poco razonada. Te gustaría que tu jefe o tu pareja te dijera: “Como no hagas bien el trabajo, te voy a encerrar en un cuarto oscuro”. Te imaginas??? Pues lo mismo que estás pensando, les pasa a los más pequeños.
  • Y por último, las recompensas y  los premios, tan de moda en estos tiempos. Utilizando estas tecnicas acostumbramos a los niños a hacer las cosas por interés, pero sólo por eso. Y llegará un momento en el que si no tiene esa recompensa o premio, no hará determinadas cuestiones. No es mejor explicarles el por qué, darles responsabilidades, funciones y participación en el hogar para que así puedan ir interiorizándolo todo?

Después de analizar todas estas situaciones, frases y hechos que vemos a nuestro alrededor, me pregunto: ¿Esto es educar? Mi respuesta es NO, y seguirá siendo NO, siempre. Este tipo de educación sí que es malcriar. Luego nos llevamos las manos a la cabeza cuando vemos la cantidad de abusos que se están produciendo en los colegios. La base ha fallado, y esa base es la familia. Parémosnos a pensar, analicemos bien qué estamos haciendo y sobre todo, cómo lo estamos haciendo, y FORMÉMOSNOS para poder ser MADRES Y PADRES COHERENTES Y RESPETUOSOS. Solo así conseguiremos que nuestros hijos sean personas íntegras, autónomas, fuertes y solidarias.


también te puede interesar

post_claves_comunicacion_positiva  tecnica-tortuga

Educando Emociones

Las ventajas de participar en Huertos Urbanos con niños

huerto_urbanos

Hace nos días, pudimos disfrutar, de la mano de Huertos Urbanos de Sevilla, de una experiencia estupenda aprendiendo sobre plantación, semillas y cuidados de huertos. Los beneficios que aportan este tipo de actividades para los niños son múltiples,  y los iremos viendo a lo largo de este post.

El contacto con la naturaleza, en los tiempos que corren, es muy escaso, y los niños suelen presentar déficits en este sentido. Por lo que buscar alternativas y actividades que permitan unirles a este ámbito, es fundamental para su desarrollo. Y eso hemos hecho gracias al completo programa del Ayuntamiento de Sevilla, gestionado por Huertos Urbanos de Sevilla. Durante una mañana completa, hemos podido disfrutar del taller “Iniciación al Huerto en familia“, en el que acompañados por una monitoria, hemos puesto en práctica todas las etapas necesarias para preparar la tierra para el sembrado posterior.

En primer lugar hicimos un recorrido por los huertos para conocer un poco más a fondo todos los detalles y tipos de plantaciones que existen en esa zona. Una visita guiada, en la que los peques y los mayores empezamos a aprender algunos conceptos básicos sobre los huertos. Al finalizar la ruta, empezamos ya con el “trabajo de campo”, y nunca mejor dicho, porque nos tuvimos que “remangar” bien para poder cumplir con los objetivos. En esta secuencia de imágenes podéis comprobarlo…

Limpiamos y preparamos la tierra…

huerto_planetadea6

huerto_planetadea1

Delimitamos las zonas y empezamos la plantación…

huerto_planetadea8

huerto_planetadea2

huerto_planetadea3

La experiencia fue muy gratificante, y los peques se lo pasaron en grande durante toda la jornada. Además, y sin que ellos se den cuenta, se llevaron grandes aprendizajes, entre los que destacan:

  • El respeto por el medio ambiente.
  • La responsabilidad del cuidado de las plantas y semillas para que sigan creciendo.
  • Conocer de primera mano cómo crecen los productos (y que entiendan que no salen por “arte magia” en las tiendas).
  • Incorporar hábitos alimenticios más sanos, puesto que al estar “trabajados por ellos”, se atreven a probar nuevos alimentos. El peque, por ejemplo, probó las setas en el taller  “Gymkana de Setas“, y desde entonces no presenta obstáculo alguno para comerlos.

Si tenéis interés en este tipo de talleres, podéis ver la información aquí. Los talleres son gratuitos, y sobre todo, son muy educativos!


También te puede interesar…

post_educastle   Post_taller_plantas_PlanetaA