Copito y el Lobo #HoyLeemos

El miedo a la oscuridad es algo que, tarde o temprano, llega a los más pequeños. Copito y el lobo trata este sentimiento a través de su protagonista. En este post, os contamos más de este libro de la editorial beascoa y su preciosa historia.

Hace unos días llegó a nuestras manos este libro, y qué buen momento para que llegara. Desde este verano, el pequeño A ha empezado con el miedo a la oscuridad de manera intensa. Es cierto, que no ocurre todos los días a la hora de dormir, pero sí en algunos momentos concretos. Así que en casa estamos viviendo en primera persona, lo mismo que le ocurre a Copito.

Copito, igual que muchos niños y niñas, tienen miedo a la oscuridad. Cuando llega ese momento en el que su mamá termina de leerle el cuento, apaga la luz y se queda solo en la habitación, empiezan a aparecer esa sensación en la que cualquier detalle se convierte en un monstruo, en un lobo…

En el armario, detrás de la cortina, y como no, debajo de la cama puede haber algo!!.  Pero es que realmente cuando se asoma para mirar debajo de la cama, allí hay un lobo!!! Éste, al ver a Copito, se asusta muchísimo, tanto, que hasta Copito se sorprende. Pero si él es un lobo, cómo puede asustarse de mi??

Y es aquí cuando la historia empieza a cambiar. Los lobos no siempre son malos!!!

Si te ha gustado este libro y nuestra reseña, compártela en tus redes, please! 😛 Y si quieres tenerlo en casa, puedes adquirirlo AQUÍ!


también te puede interesar…

   

Anuncios

Billie B. Brown es una campeona #HoyLeemos

Hoy os traemos nueva reseña en el blog, gracias a nuestra colaboración con boolino. Billie B. es una campeona, de la editorial bruño. Descubre las aventuras  de Billie B. y Jack, su mejor amigo, en las dos historias que incluye este divertido libro! 

El título que os presentamos hoy, es ideal para primeros lectores. Tiene un tamaño de letra acorde a esta etapa, y además, al estar estructurado en distintos capítulos, ayuda a crear el hábito de leer cada noche uno, e ir así conociendo las aventuras que le van pasando a su protagonista, Billie y a su mejor amigo, Jack.

En el libro, se presentan dos aventuras distintas, la primera de ellas es “La bailarina patosa”. En ella, Billie y Jack deciden ir a clases de ballet, ambos están ilusionados puesto que les encantan hacer cosas juntos. La profesora de ballet reparte les indica a las chicas que tienen que hacer de mariposas, delicadas, suaves, y mover sus brazos como si estuvieran volando. Y a los chicos, les dice que tienen que hacer de trolls, pisando con fuerza el suelo, de manera ruda, para perseguir a las mariposas.

Los dos ya saben cuales van a ser sus papeles, pero a Billie parece que no se le da muy bien ese papel. Así que se le ocurre una idea genial que cambiará el final de la historia.

La segunda parte del libro se llama “La estrella del fútbol”. Billie y Jack, están un día en el patio del cole y se acercan dos niños porque les falta un jugador en su equipo de fútbol. Los dos se ponen contentos, y dicen que sí, que ellos juegan. Aunque rápidamente los dos niños, le dicen a Billie que ella no puede jugar, que es una niña, y “las niñas no saben jugar al fútbol”. Ante esa situación, Billie se enfada y pone triste. A ella sí que le gustaría jugar el partido, y encima, su mejor amigo, la ha dejado sola para jugar ese partido. Ella no entiende por qué las niñas no pueden jugar al fútbol, hasta que piensa y piensa, y se le ocurre otra de sus brillantes ideas. Una idea que pone en marcha con su gran amigo, y que da una gran lección a los demás niños.

Las dos historias tienen un gran trasfondo, y es el hecho de continuar marcando roles según el género. Esos roles aún están muy presentes en nuestra sociedad, y hay que continuar trabajándolos con los niños y niñas, para así, potenciar la educación en igualdad, y evitar las diferencias entre hombres y mujeres, y todo lo que ello conlleva. Respetar los gustos, las necesidades de cada uno, y dar libertar para elegir, son cuestiones básicas de la educación que demos a nuestros pequeños.

Si tienes niños o niñas alrededor que estén empezando a leer, Billie B. tiene muchas aventuras que les encantarán, incluidas en su collección. Y si estas que os hemos contado, os gustan, compartid el post en vuestras redes!


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

  

Oporto con niños (2ª parada del viaje por Portugal)

Tras pasar unos días en Lisboa, iniciamos nuestro viaje hacia el norte. Nuestro destino: Oporto. 

En el camino de Lisboa a Oporto, nuestra intención era parar en Coimbra y visitar Portugal Do Pequenitos, pero el fuego nos lo impidió. La autovía estaba abierta, pero el incendio forestal estaba muy cerca de Coimbra, y la verdad, es que nos dió un poco de miedo hacer ese camino. Así que fuimos directos a Oporto. Nos quedamos con las ganas de esta visita, que no os podéis perder si elegís este destino.

Llegamos a Oporto a mediodía, y pronto encontramos nuestro apartamento: Casa D´Anita, a dos minutos del centro y muy moderno! Así que pronto empezamos nuestra ruta por la ciudad.

Pasear por  la ciudad ya en sí es una gozada. Veníamos del “mogollón” de Lisboa, y sus calles, a pesar de tener turismo, no eran al mismo nivel. Todo mucho más tranquilo, el ritmo era ya distinto! Cuáles fueron nuestras visitas preferidas?

  1. Puente Don Luis I y la Ribera

El puente es una estructura de hierro que cruza el Duero, y si lo cruzas, puedes visitar la Bodegas de Oporto que se encuentran en Nova de Gaia. Además, si sigues subiendo, se llega a un mirador espectacular desde el que se puede observar Oporto desde el otro lado. Muy recomendable!!

El paseo por la Ribera es también muy agradable, con mil terrazas donde sentarte solo a mirar, con ambiente agradable, y diversión en el río.

2. Librería Lello

Si echas un vistazo a todas las guías turísticas de Oporto, en todas aparece como visita obligada la Librería Lello. Nosotros nos acercamos a verla, pero las colas eran tan largas, que se nos quitaron las ganas de entrar. Además, hay que pagar 4€ por persona, que si compras un libro, te descuentan del precio total. Pero sinceramente, me parece excesivo el negocio que se ha montado entorno a este establecimiento.

Así que nos dedicamos a pasear por el barrio, con un aspecto muy inglés, y con sitios muy innovadores y modernos. Mirad!

3. ESTACIÓN DE PORTO SAO BENITO

Otro lugar para visitar en Oporto es la Estación de Porto Sao Benito, especialmente reconocida por sus azulejos.

4. Iglesia Do Carmo e Iglesia Dos Carmelitas

Ambas iglesias son espectaculares, pero lo que más nos llamó la atención, es que están separadas por la casa más estrecha de Portugal. Allí vivía antiguamente una señora que ya murió. El ayuntamiento se ha quedado con ella, y está pensando qué hacer.

5.- Paseo en Tuk

En Lisboa ya habíamos visto esos particulares coches que recorrían la ciudad, pero no nos dió tiempo a coger uno. Y como sabíamos que en Oporto también había, le dimos el gusto al peque.

Hay varias opciones, pero nosotros cogimos solo el paseo por el centro, y la subida al mirador que os comentaba antes. Fue toda una aventura, puesto que al coche le costaba subir las cuestas. De hecho, llegó un momento en el que se quedó parado, pero rápidamente otro vehículo similar vino a buscarnos para poder concluir el recorrido. Si vais con niños, es ideal, ellos “lo pasan pipa”.

Al igual que Lisboa, Oporto es una ciudad pasear y disfrutar de cada estampa que puedes ir encontrando. Aquí os dejo algunas de las nuestras:

 

Al igual que en Lisboa, en Oporto se come estupendamente y hay una gran diversidad de sitios, tanto de comida típica portuguesa, como otros más innovadores  donde disfrutar de muy buena gastronomía. Y como no podía ser de otro manera, no nos fuimos de allí sin probar la Francesinha, se trata de un sandwich, que lleva una rebanada de pan de molde tostado, ry está rellena de varios embutidos y carne: jamón cocido, chipolata, mortadela, un filete de ternera o cerdo. Sinceramente, yo no pude comerme ni la mitad del sandwich, mi estómago no me deja abusar, pero sí deciros que es muy sabroso!

Espero que os haya gustado! La próxima parada, Aveiro y Costa Nova!!! No os la perdáis!!


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

  

LISBOA CON NIÑOS (1ª parada de nuestro viaje por Portugal)

Nuestro viaje por Portugal empezó en Lisboa. Hace unos años ya habíamos estado, sin el peque, que aún no había nacido. Pero nos servía de punto estratégico para continuar subiendo hacia el norte de Portugal 🇵🇹 , y lógicamente, para recordar!

La estancia fue de 3 noches y nos alojamos en el Hotel Fenicius, de reciente creación, con todo  muy cuidado y nuevo, a unos 10 minutos andando de la Plaza de Rossio.

Temíamos un poco los paseos por la ciudad por las cuestas y las escaleras. De hecho llevábamos el carrito en el coche, pero decidimos no sacarlo porque el peque ya no es tan peque y cuesta mucho tirar de él por calles empinadas. Él lo sabía, se lo habíamos adelantado, aunque llegado el momento de andar y pasear, más de una queja tuvo 😦 . Así que como ya conocíamos la ciudad, nos tomamos con calma esos paseos y visitas por lugares con encanto que no podían faltar.

¿Qué no te puedes perder de Lisboa?

1.- PLAZA DEL COMERCIO

Llegamos a la plaza en nuestro primer paseo por Lisboa, por la tarde, a última hora. Ese espacio abierto, con esas vistas invitan a relajarse. Y así lo hicimos, nos sentamos en los escalones, y simplemente nos dedicamos a mirar. No hacían falta palabras. Hasta el peque, que de tranquilo no tiene mucho, estuvo allí sentado un rato bastante largo. Es más, ni siquiera quería irse.

2.- Oceanario de Lisboa

El Oceanario es visita obligada, y más si viajas con niños.  Es un museo biológico situado en el Parque de las Naciones de Lisboa, y se trata del mayor acuario interior de Europa, y del segundo más grande del mundo. Ver todas las especies, sentarse a observarlas, preguntar, investigar y relajarse… todo eso hizo el peque en el acuario.

3.- Belem y el monasterio de los jerónimos

Otra de las cosas imprescindibles es pasear por el barrio de Belem. En él podéis ver dos de los monumentos más importantes de Lisboa: la Torre de Belem y el Monasterio de los Jerónimos.

Paseando ya por El Centro, nos habíamos percatado de la cantidad de turismo que había (hace unos años no estaba tan masificada la ciudad). Y al llegar a esta zona, más aún. Las colas para entrar tanto en la torre como en el monasterio eran larguísimas, como podéis ver en las fotos.

Y esperar esas largas colas, con el peque y las altas temperaturas, no nos apetecía mucho. Así que disfrutamos del entorno y de las vistas. Cierto es que nuestra anterior visita ya habíamos visitado ambos monumentos, así que si no los habéis visto, lógicamente merece la pena entrar. 

4.- Castillo de San Jorge

Igualmente ocurría en el Castillo de San Jorge, aunque cuando llegamos no había tanta cola y ésta iba bastante rápida. Se trata de una construcción de los  visigodos, realizado en siglo V. En el siglo XIII estuvo ocupado por los reyes de Portugal. Merece la pena echar allí parte de la mañana o la tarde, ver sus torres, y transportarte a otra época.

La visita al castillo fue toda una gimkana para el peque. Se nos ocurrió la idea de ir buscando restos, fósiles y pistas varias, y así fue por todo el recorrido. Entretenido 100%! Lo mejor de todo, las vistas para disfrutar y recrearte en toda la ciudad! Un espectáculo absoluto!

Al salir del Castillo de San Jorge, merece la pena dar un paseo por las calles de Alfama, un barrio de pescadores con un gran encanto!

Las comidas las hacíamos en la calle, un poco de todo: probamos la hamburgueseria Honorato (está por todos sitios), cenamos en restaurante de comida típica portuguesa en El Barrio Alto, visitamos el Mercado da Ribeira … etc. En general, la verdad es que se come bastante bien y a buen precio (siempre y cuando no os metáis en los típicos restaurantes para guiris.

Hay muchos más lugares interesantes en Lisboa, por ejemplo el Planetario Calouste Gulbenkian, que nos quedamos con ganas de ir. Para la próxima vez, seguro que no nos lo dejamos atrás! Y es una opción genial para los días de lluvia.

Bueno, como os comentaba, Lisboa  fue nuestra primera parada, en el próximo post os contaré la segunda, Oporto!


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

 

Topito Terremoto #HoyLeemos

Hace unos días nos llegó a casa Topito Terremoto. Ya le teníamos el “ojo puesto” desde que salió, pero tuvimos la suerte de que nos tocara en un sorteo organizado por Mis Cuentos Infantiles

Topito Terremoto es el protagonista de este libro de Anna Llenas, y a través de él podemos tratar con los peques de la casa temas tan importantes como el de las “etiquetas”, o la hiperactividad. Y es que Topito, cuando se despierta, pone todo patas arriba, necesita estar en movimiento y todo le llama la atención, por lo que se distrae muchísimo. Y estas características hacen que los demás le pongan mil etiquetas distintas que lo van alejando cada vez más…

Sus padres están preocupados, en el cole también, pero de repente escuchan que hay un hada del bosque que quizás pueda ayudarles a canalizar esa energía que Topito va derrochando en su día a día. Desde el primer momento que Topito ve al Hada, hay conexión, y día a día, ella va dejándole hacer, deja que se exprese, indaga sobre sus sentimientos, sobre su experiencias en el colegio con el resto de compañeros.

Un día, Topito le comento que tiene que llevar al colegio un trabajo sobre algo que le guste muchísimo, pero él no tiene claro qué le gusta realmente, necesita algo de ayuda. Así que, con la ayuda del Hada empiezan a buscar esa vocación, y lo mejor de todo, es que la encuentran!!  

Llegado el día de presentar el proyecto en clase, todos sus compañeros van presentando los suyos. Y cuando le toca a Topito, y él enseña su trabajo, la impresión fue enorme!!! Había hecho una gran tarta en la que aparecían todos ellos… Y además, la tarta seguro que estaba riquísima!!

El fondo de este libro es muy importante en los tiempos que corren. Ser distinto no es malo, simplemente hay que conseguir encontrar ese camino que seguir. Y sobre todo, teniendo en cuenta las emociones y los sentimientos de los niños que durante tanto tiempo han sido casi un tabú, pero que esta autora, y muchos otros, están sacando a relucir a través de herramientas tan potentes como los libros.

¿Qué os ha parecido? Si os ha gustado, podéis adquirir el libro de manera segura AQUÍ , o compartirlo en tus redes, que es GRATIS :-p !!!


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

  

No me digas que me porto mal, dime cómo puedo hacerlo mejor

Durante los anteriores post que conforman el #RETOHáblameBonito, hemos venido recalcando una y otra vez, las consecuencias negativas que tiene el hecho de estar constantemente etiquetando a los niños. En esta ocasión, vamos a centrarnos en la típica frase que escuchamos tan frecuentemente “te estás portando mal” y en cómo transformarla en un mensaje positivo.

La manera de comunicarnos con los niños es esencial para el desarrollo de su personalidad y el crecimiento de su autoestima. Y aunque aún queda mucho trabajo por hacer por parte de los adultos, es cierto que cada vez está más asentada la idea de establecer una comunicación positiva con ellos. Precisamente de ahí surge nuestro #RETOHáblameBonito, y cada uno de los post que forman parte de su decálogo.

Cuántas veces al día escuchamos la frase “te estás portando mal”, “hoy Pepito no se ha portado bien”, “llevas todo el día portándote mal”. Si las analizamos detalladamente, podemos ver que son frases genéricas, que no concretan ni identifican realmente qué está haciendo el peque bien o qué no.

Traslademos estas frases a nuestro contexto de adultos, a nuestro trabajo, por ejemplo. Si tenemos que presentar un trabajo, un informe, etc, y una vez terminado, nos dice nuestro jefe o nuestro cliente, “esto está fatal, lo has hecho todo mal”. Seguramente no entendamos bien a qué se puede estar refiriendo, si a todo el trabajo (que no lo es normal), o a una parte específica, e intentaremos saber y preguntar qué es realmente lo que no le gusta para poder mejorar, no? Pues con los niños, LO MISMO!! Es más, con ellos debemos ser aún más concretos, ya que su cerebro está aún por madurar y las explicaciones y argumentos tienen que ser más sencillos y directos.

Es importante desprenderse de este tipo de frases, y mucho más de la tan usada “este niño es bueno/este niño es malo” y cambiar definitivamente nuestra visión sobre ellos, puesto que realmente lo que los niños hacen con sus acciones es responder a las necesidades que van teniendo. Por tanto, nuestra propuesta se centra en dos aspectos fundamentales:

Enseñar y fomentar el respeto mutuo:

Es decir, ellos tienen necesidades, pero nosotros los adultos también, y por tanto, tenemos que convivir con ellas y respetarlas. Respetar, como sabéis, es la base de todo, y si conseguimos que los niños interioricen el respeto en sus actuaciones, estaremos dando grandes pasos. ¿Qué significa respetar para un niño? Pues no pegar, no morder, no chinchar, no insultar a los demás…

Cambiar el lenguaje que usamos con los niños, y sobre todo, dejar de poner etiquetas

No es difícil de entender que si estamos a diario diciendo que nuestro hijo es malo, que es un bicho, que se porta mal todo el tiempo, vaya calando poco a poco, y finalmente sea así. Por tanto, cambiemos esto, y centrémonos en lo que en ese momento no ha respetado o no ha hecho, sin etiquetar ni generalizar, solo centrándonos en esa acción específica.

Si con esto no tenemos argumentos suficientes, podéis ver los efectos negativos que tiene el uso de este tipo de frases, y bichear un poco por la red para ver todo lo escrito sobre ello.

Mis padres ya no viven juntos… ahora son amigos

¿Estás buscando la manera de decirle a tus hijos que tu pareja y tú os vais a separar? En este post os traigo un libro que puede ayudaros a darle naturalidad a la situación.

Cada día son más frecuentes las separaciones de parejas. Y si hay niños de por medio todo se complica, verdad? Cuando en realidad por el bienestar de ellos los adultos deberíamos hacer todo el esfuerzo del mundo para llevarlo de la mejor manera posible.

Y es es momento de tener que comunicarlo, el que más nervios y dudas puede crear entre los adultos.  Por ello, hoy os hablo de unos de los títulos que forman parte de la Colección Padres de la Editorial Salvatella: “Mis padres ya no viven juntos… ahora son amigos”.

Se trata de una herramienta estupenda para afrontar la situación, a través de la cual, con un lenguaje muy adaptado a los más pequeños, va explicando la evolución de la relación de sus padres, con el objetivo fundamental de darle naturalidad al asunto, y hacer que los niños puedan adaptarse bien a la nueva realidad.

El hilo argumental va pasando por cada una de las etapas que han vivido los padres en su relación, desde que se conocieron…

Pasando por el momento en el que deciden tener un hijo…

El momento en el que dejan de compartir intereses y empiezan las discusiones…

Hasta que finalmente toman la decisión de separarse y vivir en casas distintas…

Logicamente, son muchos los factores que influyen en la nueva relación que se crea entre los adultos tras la decisión. También es verdad, que el tiempo ayuda y suaviza todos esos elementos, y lo ideal es mantener una relación, al menos cordial. Pero sobre todo, no hay que perder el objetivo común que les unen, los hijos, y por ellos, las relaciones deberían ser “siempre” las idóneas para no perjudicarles en su desarrollo. Y gracias a libros como este, estas decisiones pueden afrontarse de una manera más pedagógica con los peques de la casa.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…