Oporto con niños (2ª parada del viaje por Portugal)

Tras pasar unos días en Lisboa, iniciamos nuestro viaje hacia el norte. Nuestro destino: Oporto. 

En el camino de Lisboa a Oporto, nuestra intención era parar en Coimbra y visitar Portugal Do Pequenitos, pero el fuego nos lo impidió. La autovía estaba abierta, pero el incendio forestal estaba muy cerca de Coimbra, y la verdad, es que nos dió un poco de miedo hacer ese camino. Así que fuimos directos a Oporto. Nos quedamos con las ganas de esta visita, que no os podéis perder si elegís este destino.

Llegamos a Oporto a mediodía, y pronto encontramos nuestro apartamento: Casa D´Anita, a dos minutos del centro y muy moderno! Así que pronto empezamos nuestra ruta por la ciudad.

Pasear por  la ciudad ya en sí es una gozada. Veníamos del “mogollón” de Lisboa, y sus calles, a pesar de tener turismo, no eran al mismo nivel. Todo mucho más tranquilo, el ritmo era ya distinto! Cuáles fueron nuestras visitas preferidas?

  1. Puente Don Luis I y la Ribera

El puente es una estructura de hierro que cruza el Duero, y si lo cruzas, puedes visitar la Bodegas de Oporto que se encuentran en Nova de Gaia. Además, si sigues subiendo, se llega a un mirador espectacular desde el que se puede observar Oporto desde el otro lado. Muy recomendable!!

El paseo por la Ribera es también muy agradable, con mil terrazas donde sentarte solo a mirar, con ambiente agradable, y diversión en el río.

2. Librería Lello

Si echas un vistazo a todas las guías turísticas de Oporto, en todas aparece como visita obligada la Librería Lello. Nosotros nos acercamos a verla, pero las colas eran tan largas, que se nos quitaron las ganas de entrar. Además, hay que pagar 4€ por persona, que si compras un libro, te descuentan del precio total. Pero sinceramente, me parece excesivo el negocio que se ha montado entorno a este establecimiento.

Así que nos dedicamos a pasear por el barrio, con un aspecto muy inglés, y con sitios muy innovadores y modernos. Mirad!

3. ESTACIÓN DE PORTO SAO BENITO

Otro lugar para visitar en Oporto es la Estación de Porto Sao Benito, especialmente reconocida por sus azulejos.

4. Iglesia Do Carmo e Iglesia Dos Carmelitas

Ambas iglesias son espectaculares, pero lo que más nos llamó la atención, es que están separadas por la casa más estrecha de Portugal. Allí vivía antiguamente una señora que ya murió. El ayuntamiento se ha quedado con ella, y está pensando qué hacer.

5.- Paseo en Tuk

En Lisboa ya habíamos visto esos particulares coches que recorrían la ciudad, pero no nos dió tiempo a coger uno. Y como sabíamos que en Oporto también había, le dimos el gusto al peque.

Hay varias opciones, pero nosotros cogimos solo el paseo por el centro, y la subida al mirador que os comentaba antes. Fue toda una aventura, puesto que al coche le costaba subir las cuestas. De hecho, llegó un momento en el que se quedó parado, pero rápidamente otro vehículo similar vino a buscarnos para poder concluir el recorrido. Si vais con niños, es ideal, ellos “lo pasan pipa”.

Al igual que Lisboa, Oporto es una ciudad pasear y disfrutar de cada estampa que puedes ir encontrando. Aquí os dejo algunas de las nuestras:

 

Al igual que en Lisboa, en Oporto se come estupendamente y hay una gran diversidad de sitios, tanto de comida típica portuguesa, como otros más innovadores  donde disfrutar de muy buena gastronomía. Y como no podía ser de otro manera, no nos fuimos de allí sin probar la Francesinha, se trata de un sandwich, que lleva una rebanada de pan de molde tostado, ry está rellena de varios embutidos y carne: jamón cocido, chipolata, mortadela, un filete de ternera o cerdo. Sinceramente, yo no pude comerme ni la mitad del sandwich, mi estómago no me deja abusar, pero sí deciros que es muy sabroso!

Espero que os haya gustado! La próxima parada, Aveiro y Costa Nova!!! No os la perdáis!!


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

  

Anuncios

LISBOA CON NIÑOS (1ª parada de nuestro viaje por Portugal)

Nuestro viaje por Portugal empezó en Lisboa. Hace unos años ya habíamos estado, sin el peque, que aún no había nacido. Pero nos servía de punto estratégico para continuar subiendo hacia el norte de Portugal 🇵🇹 , y lógicamente, para recordar!

La estancia fue de 3 noches y nos alojamos en el Hotel Fenicius, de reciente creación, con todo  muy cuidado y nuevo, a unos 10 minutos andando de la Plaza de Rossio.

Temíamos un poco los paseos por la ciudad por las cuestas y las escaleras. De hecho llevábamos el carrito en el coche, pero decidimos no sacarlo porque el peque ya no es tan peque y cuesta mucho tirar de él por calles empinadas. Él lo sabía, se lo habíamos adelantado, aunque llegado el momento de andar y pasear, más de una queja tuvo 😦 . Así que como ya conocíamos la ciudad, nos tomamos con calma esos paseos y visitas por lugares con encanto que no podían faltar.

¿Qué no te puedes perder de Lisboa?

1.- PLAZA DEL COMERCIO

Llegamos a la plaza en nuestro primer paseo por Lisboa, por la tarde, a última hora. Ese espacio abierto, con esas vistas invitan a relajarse. Y así lo hicimos, nos sentamos en los escalones, y simplemente nos dedicamos a mirar. No hacían falta palabras. Hasta el peque, que de tranquilo no tiene mucho, estuvo allí sentado un rato bastante largo. Es más, ni siquiera quería irse.

2.- Oceanario de Lisboa

El Oceanario es visita obligada, y más si viajas con niños.  Es un museo biológico situado en el Parque de las Naciones de Lisboa, y se trata del mayor acuario interior de Europa, y del segundo más grande del mundo. Ver todas las especies, sentarse a observarlas, preguntar, investigar y relajarse… todo eso hizo el peque en el acuario.

3.- Belem y el monasterio de los jerónimos

Otra de las cosas imprescindibles es pasear por el barrio de Belem. En él podéis ver dos de los monumentos más importantes de Lisboa: la Torre de Belem y el Monasterio de los Jerónimos.

Paseando ya por El Centro, nos habíamos percatado de la cantidad de turismo que había (hace unos años no estaba tan masificada la ciudad). Y al llegar a esta zona, más aún. Las colas para entrar tanto en la torre como en el monasterio eran larguísimas, como podéis ver en las fotos.

Y esperar esas largas colas, con el peque y las altas temperaturas, no nos apetecía mucho. Así que disfrutamos del entorno y de las vistas. Cierto es que nuestra anterior visita ya habíamos visitado ambos monumentos, así que si no los habéis visto, lógicamente merece la pena entrar. 

4.- Castillo de San Jorge

Igualmente ocurría en el Castillo de San Jorge, aunque cuando llegamos no había tanta cola y ésta iba bastante rápida. Se trata de una construcción de los  visigodos, realizado en siglo V. En el siglo XIII estuvo ocupado por los reyes de Portugal. Merece la pena echar allí parte de la mañana o la tarde, ver sus torres, y transportarte a otra época.

La visita al castillo fue toda una gimkana para el peque. Se nos ocurrió la idea de ir buscando restos, fósiles y pistas varias, y así fue por todo el recorrido. Entretenido 100%! Lo mejor de todo, las vistas para disfrutar y recrearte en toda la ciudad! Un espectáculo absoluto!

Al salir del Castillo de San Jorge, merece la pena dar un paseo por las calles de Alfama, un barrio de pescadores con un gran encanto!

Las comidas las hacíamos en la calle, un poco de todo: probamos la hamburgueseria Honorato (está por todos sitios), cenamos en restaurante de comida típica portuguesa en El Barrio Alto, visitamos el Mercado da Ribeira … etc. En general, la verdad es que se come bastante bien y a buen precio (siempre y cuando no os metáis en los típicos restaurantes para guiris.

Hay muchos más lugares interesantes en Lisboa, por ejemplo el Planetario Calouste Gulbenkian, que nos quedamos con ganas de ir. Para la próxima vez, seguro que no nos lo dejamos atrás! Y es una opción genial para los días de lluvia.

Bueno, como os comentaba, Lisboa  fue nuestra primera parada, en el próximo post os contaré la segunda, Oporto!


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

 

Querido Papá Noel, Queridos Reyes Magos (#imprimibles)

Como se va a cercando la fecha de escribir las Cartas a Papá Noel o a los Reyes Magos, en El Planeta de A os dejamos dos imprimibles GRATIS para descargar.

Si vais a escribir a Papá Noel, pulsa AQUI:

carta_papanoel_planetadea

Si le vais a escribir a los Reyes Magos, pulsa AQUÍ:

carta_rrmm_planetadea

¿Cooperar o Competir? de Álex Rovira

Nos hemos encontrado con este vídeo de Álex Rovira, y sencillamente nos ha encantado. Seis minutos llenos de bondad, amor y verdad, y donde se ponen por delante conceptos y teorías que deberíamos practicar más a menudo, tanto con nuestros hijos, como con los adultos que nos rodean. La Economía de los caricias, el Efecto Pigmalión, cooperar en lugar de competir... Y en definitiva, fomentar la calidad, el compromiso y la confianza en nuestras relaciones, en nuestra vida.

No dejéis de verlo, pero sobre todo, integradlo en vuestro interior y practicadlo!

“El Regalo” un corto para dar valor a la amistad

Existen muchos recursos audiovisuales que nos ayudan a reconocer emociones y valores. Este corto es uno de ellos, en el que el valor de la amistad es el centro de todo. A partir de ahora, iremos incorporoando estos recursos en el Blog.

Fuente: Daniel Molina Psicología Emocional

“Publisuites”