CON EL CASTIGO NO ME ENSEÑAS A HACERLO MEJOR

El castigo a los niños es otra de las herramientas asentadas en nuestra sociedad. Utilizada en todos los ámbitos, y camuflada en la actualidad por los premios, recompensas o la silla de pensar. En este post de la serie #RETOHáblameBonito vamos a ver qué consecuencias tiene el uso del castigo, así como algunas  alternativas a esta técnica mucho más respetuosas y positivas.

Ya son muchos los estudios que prueban que el uso del castigo (hablamos del psicológico, porque el físico es ilegal) en la educación de los niños más que efectos positivos, tiene importantes consecuencias psicológicas. Por lo que como padres y madres debemos tener en cuenta dichas consecuencias, ser conscientes de ellas, y buscar alternativas que permitan un desarrollo óptimo de nuestros hijos.

En el blog Paternidad con Apego, podéis ver  una descripción muy buena de cuáles son las consecuencias negativas del uso del castigo, tanto para los niños, como para los padres. Y nosotros , en este post, ya os planteábamos sobre qué queremos realmente para nuestros hijos: que sean obedientes y sumisos o responsables y respetuosos con las normas? Teniendo en cuenta y conociendo a fondo qué provoca el castigo, tenemos argumentos suficientes como para no usarlos en la educación que les estemos ofreciendo.

El uso de un lenguaje violento, además, solo promueve en los más pequeños miedo. Por tanto, podemos afirmar que el castigo no es ni educativo ni pedagógico, puesto que lo único que aprende el niño son herramientas para evitarlo, pero no le permite entender y asimilar el por qué de las cosas. Y mucho menos, a desarrollar esa motivación intrínseca para hacer las cosas.

El castigo da resultados momentáneos, es automática la reacción, y aporta autoridad al adulto. Pero el niño se siente humillado, sin explicación lógica, y su reacción es de mayor rabia aún, puesto que no está siendo acompañado y entendido. Además, estaremos enseñándole a reprimir sus emociones, puesto que en ningún momento le damos opción a argumentar. Dialogar no significa darle la razón, significa escuchar y permitir que expongan sus motivos, sus pensamientos, y nosotros como adultos, hacerles ver que lo que ha pasado no  puede ser, con la explicación lógica oportuna.

Con estas técnicas sólo conseguiremos que nuestros hijos actuén desde el temor de recibir esa consecuencia que viene asociada a una acción no permitida; incluso a hacer esa actuación, pero cerciorándose de que el adulto, en ese momento, no lo está viendo. Por lo que automáticamente el niño está también aprendiendo a mentir y a no actuar desde la naturalidad e inocencia.

Sólo a través de la comprensión, la empatía y la escucha activa podemos conseguir resultados satisfactorios a largo plazo para el desarrollo de nuestros hijos. Y aunque muchos sigan pensando que el gritar, amenazar o chantajear, son buenas herramientas, nosotros pensamos y defendemos ante todo el amor incondicional, tal y como os comentábamos en este otro post.

Existen muchas opciones para no aplicar el castigo, que podemos practicar en el día a día con nuestros hijos. En un post anterior, os dejamos algunas alternativas, y en este post las complementamos con estos otros ejemplos:

1. OFRECE ALTERNATIVAS

Dale soluciones o alternativas a tus hijos, y cuando ya son un poco mayores, ayúdales a que ellos mismos encuentren la solución. Caso práctico: si ves que empieza a surgir un concflicto entre los hermanos por un juguete, anímales a buscar una solución adecuada para ambos. Ponle algunos ejemplos si hace falta y deja que entre ellos decidan cuál es la mejor de las opciones para continuar el juego.

2. TRABAJA LAS EMOCIONES

Reconoce y acepta los sentimientos que se estén produciendo en el niño. Respetándolo, nombrando la emoción y acompañando. Caso práctico: si el peque le ha pegado a otro niño, coméntale que puede enfadarse, pero no pegar, y enséñale a mostrar su enfado de manera que no agreda a nadie.

3. Actúa como ejemplo

El ejemplo es una de las mejores herramientas para educar a nuestros hijos. Caso práctico: si quieres que recoja su habitación, ofrécele tu ayuda y empieza a hacerlo tú. Anímale a darte los juguetes, y poco a poco, que él mismo vaya guardándolos en su sitio.

4. FOMENTA LA ELECCIÓN

En lugar de estar todo el tiempo dándole órdenes (que es muy habitual en nuestro lenguaje con los más pequeños), ofrécele opciones para elegir. Caso práctico: en casa suele ser crítico el momento de la ducha. Y ya tenemos más que comprobado que tenemos que negociar. En situaciones similares puedes decir: ¿Quieres ducharte ahora o después de jugar un rato?, y deja de utilizar frases tales como “A la ducha inmediatamente”…

5. CONSECUENCIAS

Como sabéis, existen dos tipos de consencuencias, las naturales y las artificiales. si dejamos que las consecuencias naturales fluyan, ellos por sí solos se irán dando cuenta de que si no hacen algo, luego tendrá una consecuencia. Caso práctico: el peque no quiere ponerse el abrigo y en la calle hace muchísimo frío. Lo mejor es no entrar en esa lucha de poder,  déjalo salir como quiere, para que automáticamente se dé cuenta de que tiene que abrigarse. Otro ejemplo podría ser el del momento de dormir. Si se duerme tarde, al día siguiente tendrá sueño, verdad? Así, poco a poco, irá aprendiendo que tiene que irse a la cama antes.

Hay muchas más, casi todas responden al sentido común. Si nos paramos a pensar antes de actuar, incluso si reflexionamos sobre cómo nos hemos comportado ante distintas situaciones, llegaremos a la conclusión de que hay otras opciones para continuar aplicando la disciplina y comunicación positiva con los niños.

No olvides que puedes compartir tus experiencias en las redes sociales utilizando el hagstag #RETOHáblameBonito !!


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s