CON EL CASTIGO NO ME ENSEÑAS A HACERLO MEJOR

El castigo a los niños es otra de las herramientas asentadas en nuestra sociedad. Utilizada en todos los ámbitos, y camuflada en la actualidad por los premios, recompensas o la silla de pensar. En este post de la serie #RETOHáblameBonito vamos a ver qué consecuencias tiene el uso del castigo, así como algunas  alternativas a esta técnica mucho más respetuosas y positivas.

Ya son muchos los estudios que prueban que el uso del castigo (hablamos del psicológico, porque el físico es ilegal) en la educación de los niños más que efectos positivos, tiene importantes consecuencias psicológicas. Por lo que como padres y madres debemos tener en cuenta dichas consecuencias, ser conscientes de ellas, y buscar alternativas que permitan un desarrollo óptimo de nuestros hijos.

En el blog Paternidad con Apego, podéis ver  una descripción muy buena de cuáles son las consecuencias negativas del uso del castigo, tanto para los niños, como para los padres. Y nosotros , en este post, ya os planteábamos sobre qué queremos realmente para nuestros hijos: que sean obedientes y sumisos o responsables y respetuosos con las normas? Teniendo en cuenta y conociendo a fondo qué provoca el castigo, tenemos argumentos suficientes como para no usarlos en la educación que les estemos ofreciendo.

El uso de un lenguaje violento, además, solo promueve en los más pequeños miedo. Por tanto, podemos afirmar que el castigo no es ni educativo ni pedagógico, puesto que lo único que aprende el niño son herramientas para evitarlo, pero no le permite entender y asimilar el por qué de las cosas. Y mucho menos, a desarrollar esa motivación intrínseca para hacer las cosas.

El castigo da resultados momentáneos, es automática la reacción, y aporta autoridad al adulto. Pero el niño se siente humillado, sin explicación lógica, y su reacción es de mayor rabia aún, puesto que no está siendo acompañado y entendido. Además, estaremos enseñándole a reprimir sus emociones, puesto que en ningún momento le damos opción a argumentar. Dialogar no significa darle la razón, significa escuchar y permitir que expongan sus motivos, sus pensamientos, y nosotros como adultos, hacerles ver que lo que ha pasado no  puede ser, con la explicación lógica oportuna.

Con estas técnicas sólo conseguiremos que nuestros hijos actuén desde el temor de recibir esa consecuencia que viene asociada a una acción no permitida; incluso a hacer esa actuación, pero cerciorándose de que el adulto, en ese momento, no lo está viendo. Por lo que automáticamente el niño está también aprendiendo a mentir y a no actuar desde la naturalidad e inocencia.

Sólo a través de la comprensión, la empatía y la escucha activa podemos conseguir resultados satisfactorios a largo plazo para el desarrollo de nuestros hijos. Y aunque muchos sigan pensando que el gritar, amenazar o chantajear, son buenas herramientas, nosotros pensamos y defendemos ante todo el amor incondicional, tal y como os comentábamos en este otro post.

Existen muchas opciones para no aplicar el castigo, que podemos practicar en el día a día con nuestros hijos. En un post anterior, os dejamos algunas alternativas, y en este post las complementamos con estos otros ejemplos:

1. OFRECE ALTERNATIVAS

Dale soluciones o alternativas a tus hijos, y cuando ya son un poco mayores, ayúdales a que ellos mismos encuentren la solución. Caso práctico: si ves que empieza a surgir un concflicto entre los hermanos por un juguete, anímales a buscar una solución adecuada para ambos. Ponle algunos ejemplos si hace falta y deja que entre ellos decidan cuál es la mejor de las opciones para continuar el juego.

2. TRABAJA LAS EMOCIONES

Reconoce y acepta los sentimientos que se estén produciendo en el niño. Respetándolo, nombrando la emoción y acompañando. Caso práctico: si el peque le ha pegado a otro niño, coméntale que puede enfadarse, pero no pegar, y enséñale a mostrar su enfado de manera que no agreda a nadie.

3. Actúa como ejemplo

El ejemplo es una de las mejores herramientas para educar a nuestros hijos. Caso práctico: si quieres que recoja su habitación, ofrécele tu ayuda y empieza a hacerlo tú. Anímale a darte los juguetes, y poco a poco, que él mismo vaya guardándolos en su sitio.

4. FOMENTA LA ELECCIÓN

En lugar de estar todo el tiempo dándole órdenes (que es muy habitual en nuestro lenguaje con los más pequeños), ofrécele opciones para elegir. Caso práctico: en casa suele ser crítico el momento de la ducha. Y ya tenemos más que comprobado que tenemos que negociar. En situaciones similares puedes decir: ¿Quieres ducharte ahora o después de jugar un rato?, y deja de utilizar frases tales como “A la ducha inmediatamente”…

5. CONSECUENCIAS

Como sabéis, existen dos tipos de consencuencias, las naturales y las artificiales. si dejamos que las consecuencias naturales fluyan, ellos por sí solos se irán dando cuenta de que si no hacen algo, luego tendrá una consecuencia. Caso práctico: el peque no quiere ponerse el abrigo y en la calle hace muchísimo frío. Lo mejor es no entrar en esa lucha de poder,  déjalo salir como quiere, para que automáticamente se dé cuenta de que tiene que abrigarse. Otro ejemplo podría ser el del momento de dormir. Si se duerme tarde, al día siguiente tendrá sueño, verdad? Así, poco a poco, irá aprendiendo que tiene que irse a la cama antes.

Hay muchas más, casi todas responden al sentido común. Si nos paramos a pensar antes de actuar, incluso si reflexionamos sobre cómo nos hemos comportado ante distintas situaciones, llegaremos a la conclusión de que hay otras opciones para continuar aplicando la disciplina y comunicación positiva con los niños.

No olvides que puedes compartir tus experiencias en las redes sociales utilizando el hagstag #RETOHáblameBonito !!


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

 

Si me chantajeas, aprenderé a hacerlo yo también

Desde que empezamos esta serie de post bajo el lema #RETOHáblameBonito, estamos poniendo “encima de la mesa” frases cotidianas que se suelen decir a los niños de manera constante. y hoy, en este post queremos hablaros de algunas de ellas que llevan implícitas el chantaje.

Seguramente os suene fuerte la palabra chantaje, y más aún si la relacionamos con la educación de los niños, pero os aseguro que está presente más de lo que nos podamos imaginar en nuestro lenguaje, y en la manera de comunicarnos con ellos. ¿Cuántas veces hemos usado alguna de estas frases?

  • “Si no comes, no bajas al parque”
  • “Si no recoges tu habitación, no te voy a querer”
  • “Ponte al teléfono con los abuelos, o se van a poner muy tristes”
  • “Como sigas portándote así, se lo voy a decir a la seño”
  • “Si no me compras ese juguete, no te hablaré más”

Recurrimos a ellas con frecuencia, verdad? Pues ha llegado el momento de corregir también esto, y continuar construyendo nuestro camino para Hablar Bonito y desde la Calma a nuestros hijos en particular, y a los niños en general.  Y sobre todo, debemos hacerlo, porque al igual que si educamos con gritos o bajo el miedo, provocamos una serie de consecuencias que no deseamos para ellos.

Educar a base de chantajes provoca inseguridad, miedo, inmadurez, dependencia emocional e inestabilidad

Pero ¿cómo podemos “corregir nuestro lenguaje” para eliminar esas frases a las que tan acostumbrados estamos? Para conseguirlo, debemos afianzar algunas de estas premisas en nuestro día a día:

  1. Que nuestro amor incondional, como padres, es incondicional, independientemente de la conducta que tengan (que tendremos que corregir a través del acompañamiento). Es decir, independientemente de la acción o conducta que tenga el pequeño, él siempre debe sentir nuestro apoyo, que estamos ahí para ayudarle. No podemos establecer una relación directa entre amor y conducta, puesto que son cosas totalmente distintas. O quizás queremos menos a nuestros hijos cuando tienen una rabieta? No! verdad?, pues no le hagamos pensar que eso puede ser así, acompañemos el sentimiento en concreto que está teniendo lugar, y desde ahí, desde la conexión que hagamos con él, intentemos buscar soluciones conjuntas.
  2. Tenemos que ser ejemplo. No vale decir una cosa y hacer justamente lo contrario, puesto que al igual que con cualquier otro tema, el chantaje se aprende. Si no queremos que nuestros hijos nos hagan chantaje emocional, por favor, no se lo hagamos a ellos.
  3. También es importante evitar la sobreprotección. Los niños deben expresar sus emociones, las positivas y las negativas. Y nosotros, tenemos que estar a su lado para que aprendan a gestionarlas de manera adecuada. Lógicamente queremos nuestros hijos sean felices, ese es nuestro objetivo como padres. Pero la felicidad de ellos no se consigue cumpliendo todos sus deseos. Habrá ocasiones en que esos deseos no sean beneficiosos, o simplemente, vayan en contra de las normas que previamente habíamos establecido con ellos. Por ejemplo: es muy típico que nos pidan chuches, juguetes o estampas y cromos, casi a diario. Pero en casa tenemos unas normas, que además, hemos acordado con ellos. “Entre semana no se comen chuches”, “Sólo compraremos juguetes en ocasiones especiales”… Así que si se produce una petición al respecto, que imcumple alguna norma, y decimos que NO, debemos mantenernos en esa postura. Y no se trata de hacer una “lucha” con el peque, si no de hacerle entender que hay unas normas que tenemos que respetar y cumplir. Y sobre todo, porque llenarlos de regalos y comprarles todo lo que desean no logrará que sean más felices.
  4. Utilizar una comunicación positiva, manteniendo el diálogo según el nivel y la etapa en la que se encuentren, adaptándonos a su pensamiento, e intentando hacerles comprender la situación concreta y sus consecuencias. Para ello, como hemos comentado en numerosas ocasiones, la empatía juega un papel fundamental.

Es cierto que no es fácil desprenderse de todo lo que durante años hemos ido “viviendo” durante toda nuestra vida, pero tenemos que simplificar  y ponerle un poco de sentido común a nuestra manera de actuar con los niños. Por ello, termino con un texto de Carles Capdevilla, al que admiro y sigo en todo lo que hace, extraída de un post de Gestionando Hijos:

“Padres y madres tenemos que decirnos cosas bonitas a nosotros mismos en lugar de contarnos lo mal que lo pasamos. la educación de mis hijos es lo más trascendente que haré para la Humanidad y hay que hacerlo divirtiéndose y para eso necesitas la distancia que te da la ironía, tomártelo muy en serio pero reírte de tus fracasos. Por eso resalta que educar cada día es más difícil, pero no imposible, y si lo hacemos con sentido del humor a lo mejor nos sale bien”.

 

Nuestro Sello de Calidad para MARY KAY

Hasta la fecha, os hemos dado nuestra opinión sobre distintos artículos para los peques de la casa. Hoy, por fin, y gracias a Mary Kay y Madresfera, os podemos hablar de algunos productos de esta firma para el cuidado de las mamás (que también necesitamos dedicarnos un poco de tiempo).

Con motivo del 25 aniversario de Mary Kay, y a través de la plataforma de bloggers que formamos parte de Madresfera, la marca ha seleccionado 120 blogs de mamás para probar algunos de sus productos estrella. Así que hace unos días recibimos el set completo y desde entonces estamos probándolos para poder testarlas y ofreceros nuestra opinión al respecto. El set de prueba está compuesto por los siguientes productos:
Lápiz de Labios Gel Semi-Mate Mary Kay:
El lápiz de labios fue el primero de los productos que probé. A mi color de piel le van los tonos subidos, y el elegido en el pack para enviarnos a las mamis, a mi particularmente, me viene como anillo al dedo. Se trata del tono CRUSHED BERRY, y es este…

Labial Mary Kay

Es un labial de larga duración, que no reseca los labios. Yo sí tengo que retocarme pasadas unas horas porque la verdad es que gesticulo mucho y “me como el color”. Pero la sensación e hidratación que te deja en los labios es muy agradable. Su precio es de 18€  y la gama de colores es amplia dependiendo de los gustos y de la ocasión.
-Desmaquillador de Ojos Líquido Mary Kay: 
Para mí, desmaquillar los ojos es lo que más trabajo me cuesta. La verdad es que con la leche limpiadora (apta para los ojos) que tengo actualmente, tengo que repasar una y otra vez para que realmente queden limpios.  En cambio, estos días me estoy aplicando el desmaquillador de Mary Kay, y es rápidisimo el desmaquillaje. Con sólo unas gotitas del producto, y una pasada (como mucho dos), el ojo queda perfectamente limpio. Además, no deja ninguna sensación de grasa en la piel y es adecuado para las personas que usen lentes de contacto o que presenten ojos sensibles.  Ha sido todo un descubrimiento!

Desmaquillador de ojos Mary Kay

¡Ojo! El desmaquillador es bifásico, por lo que antes de usarlo, hay que agitar bien el envase para que los dos líquidos que lo componen queden mezclados completamente. Su precio es de 19,50 €.
-Set Manos de Seda Satin Hands® Té Blanco & Cítricos: 
Y por fin,  llega el momento de hablar del Set de Manos de Seda Satin Hands! Es un nuevo kit que ha lanzado Mary Kay, y cuyos resultados, a mi parecer, merecen la pena comentar. El set está compuesto por 3 productos con un sistema de 3 pasos que a continuación os detallamos:

Set de manos Satin

Paso 1: tratamiento suavizante de manos satin hands®  

Con el Tratamiento Suavizante de Manos Satin Hands®  empezamos a preparar la piel para el cuidado, a través de un ligero masaje para una primera hidratación estimulante.

Paso 2: exfoliante de manos karité satin hands®  

El segundo paso consiste en exfoliar las manos a través del Exfoliante de Manos Karité Satin Hands®. Con este producto, y continuando con el masaje por todas las zonas, conseguimos eliminar las suciedad y las impurezas que se han ido acumulando. Una vez que se termina el masaje y estamos seguras de haber extendido bien el producto, lo tenemos que retirar con agua.

Paso 3:crema de manos de karité satin hands®  

Al secar las manos, ya se va notando la suavidad que  van otorgando los dos primeros productos. Y ya con el tercer paso, con la Crema de Manos Karité Satin Hands, el resultado es más que visible. Mis manos no están especialmente deshidratadas ni descuidadas, pero sí es cierto, que se nota perfectamente el efecto que tiene el tratamiento una vez que se termina el proceso.

Tengo que decir que a las manos no les presto especial atención. Sí suelo echarme crema hidratante específica para la zona (y cuando me acuerdo), pero no las he cuidado como ahora lo estoy haciendo con este set de Mary Kay. Además, y para comprobar que el resultado que a mi me estaba ofreciendo era también el mismo para otras edades más avanzadas, lo he probado con mi madre. Y cierto es, que el resultado es bastante bueno.

El precio del set es de 50€. No es barato pero creo que los productos son duraderos. Y si necesitas cuidados especiales, merece la pena comprarlo.

Para ir terminando con la valoración, deciros que de los 3 productos, los que más me han convencido por su eficacia han sido el desmaquillador de ojos y el set de manos. Así que si os animáis a probarlos, esperamos vuestros comentarios para poder ir contrastando opiniones!

Ah! Y si os apetece, os animo a compartir este post para su mayor difusión!! Gracias mil!!

Pisamonas, la marca de calzado infantil, inicia su expansión offline

Hace unos días tuvimos la oportunidad de asistir a la inauguración de la nueva tienda que pisamonas ha abierto en sevilla. y es que la marca ha iniciado una nueva andadura, saltando al mundo offline con aperturas de 15 tiendas físicas en ciudades como valencia, sevilla y bilbao. 

Después de convertirse en marca referente nacional para niños por Internet, Pisamonas sigue su expansión gracias a su presencia en el ámbito internacional y con la apertura de tiendas físicas. Lo que más nos gusta de esta marca es que es totalmente “Made in Spain”, y tanto el diseño de sus colecciones como la calidad son geniales para nuestros niños.

Además, comprar en Pisamonas es muy fácil, pudiendo combinar dos canales que se complementan a la perfección. Es decir, podemos hacer compras online y devoluciones offline, o al revés, ver los zapatos en tienda y luego comprarlos online para que nos lleguen a casa. Incluso, como nos comentaban en la propia tienda, si no hay disponibilidad de número en tienda, desde allí mismo se pide por internet y nos lo envían sin coste alguno.

Tal y como nos comenta Enrique Bretos, uno de los fundadores y CEO de la compañía, “es una tendencia que ya se está viendo en grandes players online como Amazon o Bonobos en Estados Unidos, o Hawkers aquí en España, ambos mundos son complementarios hoy en día, y es el cliente quien decide por cuál interactuar en cada momento”. Como prueba de ello, explica que una de las zonas en la que más venden online es donde tienen la que hasta la fecha era su única tienda física en Madrid: el online apoya al offline y viceversa.

Todo esto lo pudimos comprobar varias compañeras blogueras de la zona el día de la inauguración de su tienda en Sevilla, gracias a la invitación expresa de la marca y a la colaboración con Madresfera. Nosotras nos deleitarnos de la colección primavera-verano,  y los más pequeños disfrutaron de distintas actividades. Lástima que el día no acompañara mucho, puesto que la lluvia también estuvo presente.

Unos días después, y ya con calma, me pasé por la tienda para adquirir uno de los modelos que había visto para el peque, y tal y como comenté en RRSS, estamos encantados. Normalmente me cuesta encontrar zapatos para él que no le molesten, y con éstos hemos “dado en la tecla”.

Si queréis saber más sobre la marca, aquí os dejamos todos los enlaces:

www.pisamonas.es | facebook.com/Pisamonas | youtube.com/Pisamonas | instagram.com/pisamonas


Direcciones de las tiendas: MADRID: Calle Monasterio de Samos, 11. VALENCIA: Avenida de Francia, 18. SEVILLA: Avenida de la Buhaira, 18. BILBAO: Calle Iparraguirre, 7.


Si me educas desde el miedo, tendré muchas inseguridades

Esta semana seguimos con nuestro #RETOHáblameBonito, descartando mitos arragaidos en la educación de los más pequeños de la casa, que en lugar de desarrollar y fortalecer su personalidad, la van mermando. Y en este post, nos toca hablar del MIEDO.

“Vente para acá, que va a venir un hombre y  te va a coger”; “Si no te duchas, nadie se va a acercar a ti”; “Ponte los zapatos que te van a comer las hormigas”; “Me va a dar algo por tu culpa”…

Os suenan? Verdad que sí?? Muchas son las ocasiones en las que en lugar de recurrir a la argumentación lógica y los motivos reales, utilizamos estas frases puesto que nos ofrecen un resultado inmediato. Pero ese resultado, no es nada beneficioso para nuestros hijos, porque en lugar de promover aspectos positivos para el correcto desarrollo de los niños, fomenta aquello que, si nos paramos a pensar, no desearíamos que se produjera.

Conocer las consecuencias de estos comentarios, nos ayudarán a continuar avanzando en nuestro proceso de cambio como padres y madres:

  • Mermamos su libertad: si constantemente estamos transmitiéndole al niño un lenguaje en el que lleve implícita la sensación de miedo, no dejaremos que se expresen y que actúen de manera libre. Lógicamente, como adultos, tenemos que estar pendientes e intervenir cuando la situación puede provocar algún daño. Pero lo que no podemos hacer es estar siempre con el “ay” en el cuerpo. Los niños se tienen que caer, tienen que experimentar, tienen que equivocarse para que así, puedan ir construyendo su personalidad.
  • No reforzamos  su autonomía: esta forma de educar, provoca una total dependencia del niño sobre el adulto, puesto que es éste último  el que aprueba o desaprueba cada una de sus acciones. Por tanto, no estamos fomentando el desarrollo de la autonomía del pequeño, si no más bien lo contrario.
  • No fomentamos su autoestima: la falta de autonomía, lleva asociada una falta de seguridad en sí mismo del niño, y por tanto, una baja autoestima.
  • Genera desconfianza: el constante estado de alerta y tensión, genera a su vez, una gran desconfianza  en el niño.

Sabiendo ya qué aspectos se refuerzan si elegimos una educación para nuestros hijos basada en el miedo y en los gritos, es el momento de empezar a utilizar otras herramientas que permitan hacer de ellos personas seguras de sí mismas, motivadas, fuertes, capaces de dialogar y respetar a los demás. La naturalidad y lógica que nos aporta la Comunicación positiva, hacen posible otra manera de educar, llena de beneficios y ventajas para el buen desarrollo que queremos, como padres y madres, para los niños.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

 

Si me gritas, más que respeto te tendré miedo

Imagina, por un momento, que en tu trabajo, estás constantemente recibiendo gritos por parte de tus compañeros o de tu jefe. ¿Qué sentirías? ¿Cómo actuarías? Seguramente tendrías dos salidas: explotar o actuar con miedo… Pues de esto te hablo en este nuevo post.

Es bastante frecuente gritarle a los niños. Estamos más que acostumbrados a verlo en todos los lugares: en el colegio, en el parque, en casa, en las actividades… Pero que sea algo extendido no significa que sea lo correcto. ¿Por qué hemos llegado a eso? Sencillamente creo que por falta de formación y por la inercia de pensar que es la única manera que tenemos para conseguir que nos “obezcan”. Pero si profundizamos un poco (y sólo pido un poco), en las principales consecuencias que tienen los hijos para nuestros hijos, quizás nuestra actitud hacia ellos pueda empezar a cambiar.

Hay más opciones de educación, hay otras maneras de hacer las cosas, y aunque sea una tarea complicada (por la negativa constante que nos vamos encontrando), se puede educar sin gritos y con calma. No es fácil, pero podemos lograrlo si somos conscientes de que el cambio debe empezar en nosotros mismos, en los adultos. ¿O quizás nuestros hijos deben pagar nuestro estrés, nuestro cansancio, nuestra falta de paciencia y tiempo? Sinceramente creo que no, que ellos no deben ser los que reciban esa parte de lo que nos supone nuestra vida adulta. Y las razones principales por las que debemos cambiar son las que a continuación os cuento:

  1. Los gritos merman la autoestima: pensad de nuevo en el ejemplo que os ponía al principio. ¿Cómo estaríamos en el trabajo si sólo recibiríamos gritos? ¿O si cuando nos equivocamos nos gritan y nos insultan? Posiblemente nuestra confianza iría poco a poco desapareciendo, precisamente por esa situación de estrés, verdad? Pues con los niños ocurre lo mismo, si les gritamos cada vez que nos parezca que algo no lo han hecho bien, tendrán miedo, y ese miedo influirá directamente en su personalidad, y por supuesto, en su autoestima.
  2. Los gritos, cuando son frecuentes, dejan de oirse. Es decir, si los niños se acostumbran a un ambiente lleno de gritos, llegará un momento en que dejen se escucharlos, es decir, se volverán sordos. Y llegados a este punto, cuando nuestros gritos no capten la atención del niño, qué haremos??? Cuál sería la siguiente técnica?? Gritar más y más?? No creo que esa sea la base de una buena comunicación familiar…
  3. Los gritos no generan confianza, alejan: si nuestro objetivo es crear un ambiente de confianza y respeto en el hogar, gritar no es lo más adecuado. El grito aleja a las personas, no forja confianza alguna y genera tensión.
  4. Los gritos no permiten la expresión de las emociones: si en lugar de ponernos en el lugar del peque, intentar entenderlo y acompañarle, le gritamos, no estaremos contribuyendo a buen desarrollo emocional. El propio miedo del que antes hablábamos no dejará salir otro tipo de sentimientos, y cuando salgan, será en modo odio e ira.
  5. Si gritamos, ellos gritarán. Somos sus modelos y tenemos que actuar dándoles ejemplo, y no todo lo contrario. Si lo hacemos, estaremos contribuyendo a que ellos lo hagan en otros entornos o con nosotros mismos, perdiendo así el buen clima familiar que todos deseamos.
Los gritos tienen las mismas consecuencias que la violencia física

Por estas 5 razones, los adultos debemos dejar de gritar desde YA. Pero ¿cómo podemos lograrlo?

  • El primer paso para ello, es el AUTOCONTROL como os comentábamos aquí con estas Técnicas específicas.
  • También es fundamental trabajar la EMPATÍA. Los niños son niños, y la mayoría de veces, los adultos nos enfadamos por cosas que realmente no tienen importancia. Hagamos un análisis de esto, y establezcamos prioridades que se basen en la buena relación de la familia y en la comunicación positiva.
  • Busquemos alternativas al castigo, que las hay, y realmente son efectivas.
  • Y si nos equivocamos, pidamos perdón a nuestros hijos. Si lo practicamos, ellos también nos pedirán perdón cuando no actúen de  manera correcta.

Este el primer post de la serie Háblama desde la calma y con palabras bonitas que os comentaba la semana pasada, y que nos gustaría que compartiéseis en vuestros perfiles sociales para contribuir a una mejor educación. Si os ha gustado, COMPARTID! COMPARTID! COMPARTID! con el hagstag  #RETOHáblameBonito.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

  

 

Probando los nuevos productos de Nestlé: NaturNés Selección y Papillas Pijama

Desde Nestlé Bebé  nos han enviado nuevos productos para que los probemos en casa y aportemos nuestra opinión. En esta ocasión los productos han sido los tarritos de Naturnes y las Papillas Pijama.

Hace unos días hemos recibido en casa las nuevas recetas de NaturNés Selección. 2 Nuevas recetas de frutas que se pueden tomar desde los 4 meses; y 3 nuevas recetas de carne para comenzar a dar a los peques a partir de los 6 meses.  Lo más destacable es que los Tarritos Naturnés Selección son recetas 100% naturales, especialmente adaptadas para bebé, ¡con un sabor y una textura caseros  al menos a mi peque, le encanta! De hecho siempre pide más cuando termina el tarrito!! Están elaborados con ingredientes de 1ª calidad, y no llevan ni conservantes ni colorantes, ni azúcares añadidos.

Os contamos nuestra experiencia con estos productos, y os dejamos este link por si queréis ampliar información al respecto:

MANZANA, PLÁTANO Y NARANJA // FRUTAS VARIADAS

Solemos tomarlas para merendar, y al peque le encanta. Sobre todo porque cuesta un poco que tome variedad de fruta entera, y de esta manera complementamos su dieta y ampliamos sabores. Además, su “manejo ”  y tamaño es muy adecuado para que ellos puedan tomarlo “solitos”!!

ZANAHORIA Y CALABACÍN CON PAVO // zanahoria y calabacín con ternera // VERDURITAS SELECTAS CON POLLO 

Éstos otros los usamos como complemento en la cena, junto con otro plato, puesto que ya se le queda pequeña la cantidad para su edad. El que más le ha gustado es el de zanahoria y calabacín con pavo. Esa mezcla le encanta!!

Aunque también le ha gustado muchísimo también el de verduritas selectas con pollo, la primera impresión, por el color verde, le ha echado un poco para atrás. No sé qué tienen los peques con el color verde en los  alimentos!!! Eso sí, una vez que lo ha probado, ha rebañado el bote hasta no dejar ni gota!!!

 

Ahora toca el turno de las Papillas Multicereales Pijama, la perdición de mi peque!!! Quizás sea porque de bebé no nos recomendaron dárselas por el peso que tenía. Así que ahora, de vez en cuando, antes de dormir, le preparamos una papilla con la que se “chupa los dedos”. Tengo que decir que yo también las he probado, y son irresistibles!!!  Su preparación es sencilla y rápida, sólo hay que mezclar la leche, con la cantidad de papilla indicada en la caja, remover y listo!!! Si quieres, también puedes preparlo en biberón.  A esto hay que añadir los beneficios nutricionales que tienen:

  • Con BL y hierro +, que contribuye al desarrollo cognitivo normal
  • Fácil disolución, gracias al CHE, Cereales Hidrolizados Enzimáticamente
  • Hierro, zinc y vitaminas A y C, que contribuye a la función normal del sistema inmunitario
  • Cereales 100% naturales
  • O% azúcares añadidos, contienen azúcares naturalmente presentes

Si quieres más información sobre las Papillas Multicereales Pijama, te dejemos este link con información complementaria.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…